sábado, 12 de mayo de 2012

¿Qué podemos hacer por el Flamenco?


Queridos amigos y amigas:

Llevamos algunos meses trabajando para dar contenido a la arquitectura ideológica y operativa del Programa:

“Flamenco y Sociedad”

Algunos meses celebrando mini reuniones en Málaga, Jerez, Sevilla, Madrid y Barcelona, y para celebrar el I Encuentro del Programa que tuvo lugar el pasado 25 de octubre en Barcelona donde ocurrieron cosas que han quedado grabadas y que formarán parte de la historia de esta cultura.

Tendremos la posibilidad de exhibirlas en Madrid.

A partir de ese momento  nos pusimos a trabajar en el II Encuentro Nacional del Programa:

“Flamenco y Sociedad”

Que tendrá lugar los días 30 y 31 de este mes de mayo en Madrid.



“Flamenco  y Sociedad”

Es un programa que nace desde dentro del flamenco, es decir, de las inquietudes que vive el artista, el aficionado, y el empresario. Por lo tanto, y como no podía ser menos, tiene su desarrollo en dos ámbitos, el ideológico y el operativo.

El Ámbito Ideológico:

Es un rearme intelectual a base de reflexionar, a partir de unos principios éticos y estéticos basados en la tradición, sobre:

“EL MUNDO DEL FLAMENCO Y EL FLAMENCO EN EL MUNDO”

Un ejercicio de análisis a través de varias ponencias, que podrían ser:

El Flamenco y la Relación con la Sociedad Española

El Flamenco y su Relación con la Pedagogía y las Universidades

El Flamenco y los Intelectuales

El Flamenco y los Medios de Comunicación

Y muchos otros  temas  a tratar.

En nuestra opinión este ámbito necesitaría un foro permanente y permanentemente vivo que sea un referente de un grupo comprometido con una serie de principios éticos, estéticos, e históricos. Un foro de referencia.

La Sociedad de la Comunicación y su tecnología nos permitirán crear probablemente en la Red el marco adecuado y nosotros propondremos alguno en Madrid.



El Ámbito Operativo:

“Cauces y Caminos para el Flamenco”

Es un programa que desarrolla actividades, estrategias, proyectos profesionales, y expansión en el mercado.

Partimos de la más cruda realidad.

La gestión pública de la cultura se ha terminado. Eran artificiales los presupuestos, eran artificiales los cachés, y era artificial la sobreabundancia. Todo esto en términos generalistas sin descartar alguna excepción.

En cualquier caso nuestra cultura para sobrevivir a este momento tendrá que reinventarse.

Queridos amigos, solo la Sociedad Civil y cada uno de sus agentes con sus activos y sus valores añadidos, sumados, lo sacará adelante. Y en eso estamos.

Necesitamos dinero para hacerlo y lo hay. Hay hasta fondos de capital riesgo. Pero como no queremos caer en las garras de la especulación juntémonos para crear proyectos de empresa. Juntémonos para mediante un Comité influyente y mediático, y con el asesoramiento debido, estar presentes y dejarnos oír en la importantísima Ley de Mecenazgo que se está elaborando en estos días. Y no solo la Ley de Mecenazgo si no el pequeño patrocinio que una comarca, una empresa o un ayuntamiento cualquiera quieran prestar apoyando al cantaor o bailaora de su ciudad.

Tenemos que contribuir a extender la cultura del mini patrocinio, incluso del patrocinio personal, pero antes, hay que instalar nuestro arte en la legislación de la cultura protegida.

Lo mismo para la Ley de Emprendedores.





Juntémonos para:

Desarrollar proyectos y participar en ellos. Por ejemplo:

El día 31 de mayo en Madrid vamos a grabar un documento histórico vivido con el testimonio de los insignes artistas, familias y representantes de apellidos ilustres de nuestra cultura. Con ellos grabaremos un anecdotario  con soporte fotográfico y audiovisual que permita el montaje de una exposición itinerante que llamaríamos:

“Historia Vivida del Flamenco del S. XX”

Juntémonos para estrechar relaciones con el Instituto Cervantes y potenciar con este organismo estas exposiciones u otras que presentaremos de otros autores como Juan Pedro Aladro. Con este modelo podríamos aumentar nuestra presencia en sus centros internacionales, teniendo como fondo de estas exposiciones actuaciones en directo con intenciones históricas y pedagógicas.

Establezcamos asimismo relaciones con las asociaciones de empresarios, con las cámaras de comercio, y diseñemos campañas de imagen y publicidad con industrias complementarias dentro de la marca España, por ejemplo con la industria agroalimentaria, con la de la gastronomía, y la de la artesanía española.

El Flamenco es probablemente, dentro la marca España, la marca que tiene más penetraciones en el mundo, busquemos la colaboración de los organismos de difusión que tiene nuestro país.

Este Programa puede encontrar formas de financiación en el mundo de la empresa y en las obras sociales y fundaciones de las instituciones financieras, o con las cámaras de comercio y empresas del Ibex 35. Creemos un comité influyente para trabajar en este campo. Así lo vamos a hacer.

Pongamos en marcha una campaña de reconocimiento de nuestra cultura. El Flamenco necesita un gesto enérgico, una demostración sin complejos de su capacidad de convocatoria, y del respeto mundial que inspira.

Si somos Patrimonio Inmaterial de la Humanidad (dentro de una lista anacrónica e inadmisible) hagamos un gesto de reivindicación profundo a nuestra sociedad.

Recojamos 500.000  firmas de españoles,  100.000 firmas más de extranjeros, y 1.000 firmas de propina de grandes personalidades de la cultura, del arte y de la política. Elevemos esa demostración al Parlamento Español y a los Parlamentos Autonómicos, y consigamos para nuestro arte lo que necesita, la consideración oficial de actividad cultural dentro del marco general de arte y cultura a efectos de tratamiento fiscal para sus esponsors.  



Firmas a recoger en todos los espectáculos flamencos que se celebren en el mundo. En todos los tablaos. En todos los teatros. Abramos una lista de firmas en todas las peñas flamencas de España y del mundo. En todas las empresas interesadas en la expansión de nuestra cultura. No tengamos miedo a la utopía. Nuestro error  no será errar el tiro. Será no apuntar lo suficientemente alto.

Queridos amigos si presentamos capital humano, proyectos atractivos, financiación protegida por ley y prestigio social, llegará el capital privado y con ello se podrán crear grupos de inversión, en los que participen los artistas, que también tienen un capital para invertir. Su arte, su creatividad, y su propia presencia en el escenario.

No es el cuento de la lechera queridos amigos, estamos hablando de economía productiva, estamos hablando de empresas, de marketing, de Know How. Solo necesitamos muchos activistas en este proyecto porque es un proyecto tan real como la vida misma.

Como es un proyecto real es indispensable la creación de un centro de investigación y desarrollo con un espectáculo institucional permanente donde tenga cabida todo el talento artístico que hay dentro de esta cultura, potenciarlo y crear un marco de colaboración internacional y de producciones teatrales.

Para terminar pongo a su disposición la lista abierta para la firma de lo que denominamos:

Movimiento Social de Apoyo al Arte Flamenco

Gracias a todos por vuestra atención.

Luís Adame, Presidente de la Fundación Tablao Cordobes