domingo, 29 de noviembre de 2015

Resultados del XXIII Concurso Nacional de Cante “Soleá de Alcalá”


1.- Premio Soleá de Alcalá – José Mª Sánchez “Telera”, de Alcalá de Guadaira (Sevilla)
Accésit – Antonio Ortega, de Mairena del Alcor (Sevilla)

 2.- Premio Excelentísimo Ayuntamiento – Moisés Vargas, de Cartaya (Huelva)
Accésit – Tomás Pereila “Niño Canito”, de Alcalá de Guadaira (Sevilla)

3.- Premio Peña Flamenca Soleá de Alcalá – Paco Morillo, de Mairena del Alcor (Sevilla)
Accésit – Sara Salado, de Jerez de la Frontera (Cádiz)

Nota: En el concurso existen 3 grupos de cantes. Para acceder al premio de cada uno de los grupos, se clasifican 2 participantes, por lo que a la fase final concurren un total de 6 participantes. Cada uno de los finalistas realiza 2 cantes, uno que puntúa dentro del grupo en el que compite y otro cante de su libre elección que no puntúa, pero que sirve al cantaor para calentar, asentarse en el escenario o demostrar su versatilidad y dominio de otros cantes, y por supuesto, para hacer disfrutar al respetable público, que es lo principal.

1.1- Premio Soleá de Alcalá – José Mª Sánchez “Telera”, de Alcalá de Guadaira (Sevilla)
*Premio a las Soleares de Alcalá.

Se sentó en el tablao y entró a matar al toro. Sonó la guitarra de Juan Manuel Flores. Primer cante; Soleá de Alcalá. Lo tenía claro. Como él mismo confesó poco después, llevaba muchos años estudiando y preparando este cante. En definitiva mucha dedicación y constancia, o sea gran afición al flamenco que en este caso se ha visto felizmente recompensada. Desglosó 5 estilos de Soleares de Alcalá:
El pañuelo que tu llevas            Joaquín el de la Paula 1
Como yo era forastero             Andonda 1 (Estilo trianero aceptado 
                                                                   en el concurso, por
                                                            motivos ya explicados en este 
                                                                        blog en el artículo
                                                            sobre el Concurso de 2014)
Esta casa huele a gloria            Juan Talega
(Mira que) bonita era               Joaquín el de la Paula 2
Yo sé de un camino llano        Joaquín el de la Paula 3
Remate

Como cante libre ejecutó unos Fandangos del Curilla y de Cepero.

1.2 - Accésit – Antonio Ortega, de Mairena del Alcor (Sevilla)

Con la sonanta de Joselito de Pura, Antonio Ortega también dio comienzo por la Soleá de Alcalá en su tanda de cantes, donde este veterano artista demostró el porqué había sido seleccionado como finalista.
Desglosó 4 estilos en 5 letras (versos):
A quién le contaré yo               Joaquín el de la Paula 1
Quise mucho a una mujer       Joaquín el de la Paula 2
Pa qué quiero los dineros        Juan Talega
Se lo pio a Jesús mío                 Joaquín el de la Paula 2
Y a pasar fatigas dobles           Joaquín el de la Paula 3

Repitió 4 de las 5 letras (versos) que efectuó en la fase clasificatoria, y aunque las normas del concurso lo permiten, no es aconsejable por motivos obvios. Como cante libre se decantó por unas Tonás.

2.1- Premio Excelentísimo Ayuntamiento – Moisés Vargas, de Cartaya (Huelva)
* En este grupo entra a groso modo la Seguiriya, resto de estilos de Soleares, Tonás, Tientos, Polo, Caña, Livianas, Malagueñas, Granaínas y Cantes de Levante. Se le suele llamar el grupo de los cantes básicos, aunque yo no estoy muy de acuerdo con la denominación. Prefiero llamarlo coloquialmente grupo de cantes lentos o “paraos”, sólo para entendernos.


Moisés Vargas abrió el repertorio con una Malagueña de la Trini “No se borra de mi mente” rematada por Fandango de Juan Breva “Se siembra y vuelve a nacer” (Malagueña vieja). Para el cante de concurso eligió unas Tonás, donde la guitarra de Joselito de Pura simplemente le marcó el tono para arrancarse.
Personalmente, el escuchar a este cantaor ha sido para mí un descubrimiento. Tiene un bonito timbre de voz que une a su flamenco modo personal de interpretar los cantes. Tiene “su cosita” como decimos en el argot. Muy preparado y espero que con gran futuro por delante.

2.2 - Accésit – Tomás Pereila “Niño Canito”, de Alcalá de Guadaira (Sevilla)

La guitarra de Juan Manuel Flores comenzó a “florear” por Seguiriyas, cante de concurso, que Tomás interpretó con las siguientes letras.
Desgraciaito yo vivo                          Manuel Molina 1
No llamarme al meico (médico)        Marruro
No quiero a nadie                              Manuel Molina 2           

Granaína con Media Granaína fue el cante libre que eligió. La difícil opción de este cantaor al decantarse por los cantes de Manuel Vallejo da muestra de su gran valía y poderosas facultades. Muy pocos son aptos para afrontar este tipo de cantes.

3.1- Premio Peña Flamenca Soleá de Alcalá – Paco Morillo, de Mairena del Alcor (Sevilla)
* En este grupo entran en líneas generales, Bulerías, Bulerías por soleá, Jaleos extremeños, Cantiñas, Tangos, Fandangos y cantes de influencia hispanoamericana (los llamados impropiamente de Ida y Vuelta).


Paco Morillo comenzó entonándose por Tientos como cante libre. Soleá por Bulerías fue el cante que eligió para puntuar con letras que hemos escuchado a su paisano Antonio Mairena. Otra difícil opción sin duda, porque se presta a comparaciones con el maestro, que no proceden, pero en este caso salió muy bien parado, señal de su calidad y buen hacer. La guitarra de Joselito de Pura contribuyó a redondear la faena.

3.2 - Accésit – Sara Salado, de Jerez de la Frontera (Cádiz)

Arrancó Sara Salado por Alegrías, cante de concurso. Preciosos cantes, bien ejecutados y preciosa puesta en escena, flamenca de categoría. Remató su estupenda actuación por Bulerías. Juan Manuel Flores la acompañó.
 
El presentador Manolo el More el primer día de concurso 31 de octubre. Ahora a preparar el siguiente.
Como resumen de la velada se puede decir que todos los finalistas han estado a la altura de esta final de concurso, como no podía ser de otra forma, donde ha habido mucha igualdad entre los participantes, poniéndoselo muy difícil al jurado. El público disfrutó lo suyo, que a eso venía.
Un recuerdo especial al Niño Elías, guitarrista habitual de este concurso a quien se ha echado mucho de menos en esta peña. Esperamos su pronta y total recuperación.

Felicidades a los 6 finalistas del concurso. Enhorabuena a los 3 ganadores José Mª Sánchez, Moisés Vargas y Paco Morillo.

Gracias a la Junta Directiva con su Presidente Antonio Durán y su Secretario (e intrépido presentador del concurso) Manuel Moreno, como cabezas visibles de la Peña “Soleá de Alcalá”, al Excmo. Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra por hacer posible este importante evento flamenco, a la Federación de Entidades Flamencas de Sevilla por su colaboración y a Radio Alegría (92.7 fm) por estar ahí, con el flamenco día a día.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Mari Peña en la Universidad Pablo de Olavide


Si la primera actividad del ciclo “Las mujeres como transmisoras del flamenco”, con Esperanza Fernández y Pepa Vargas (además de Miguel Ángel Cortés) fue memorable en todos los sentidos, esta no le ha ido a la zaga en absoluto. Suma y sigue, porque una de las cosas que buscamos en este ciclo son los contrastes estéticos, además, por supuesto, de la calidad humana y artística, y de la comprensión de este complejo y riquísimo mundo cultural que es el flamenco.


El salón de actos del CABD de la Universidad Pablo de Olavide estuvo casi lleno, con fuerte presencia de gente de Utrera, como no podía ser menos. También mucha gente que estuvo en la primera actividad del ciclo, que como les encantó, repitieron… ¡y van a seguir repitiendo!



En la primera parte, Triana Mancheño (socia utrerana de esta peña flamenca, hija nada menos que de Carmen Montiel y el Turronero, bailaora y profunda conocedora) entrevistó a Mari Peña. En un tono familiar y amenísimo, Mari nos habló de su idea del flamenco, su vida, las mujeres que le han influido en este arte, estilos, lugares, estética, la familia, los cambios,… De la mano amable y entendida de Triana. Una delicia y una fuente de conocimiento. De entre todas las cosas interesantes que salieron, quiero resaltar tres: Mari no separa el arte del resto de su vida; su humildad, y la frase del cantaor alcalareño Manolito el de María “yo canto lo que he vivido” que ella hace suya con todas las de la ley. Flamenca de verdad, como flamenca fue toda la entrevista, que culminó con unos pendientes que Triana regaló a Mari como recuerdo del momento. Ole.




En la segunda parte, la actuación, acompañó a Mari el enorme tocaor Antonio Moya, su marido. Hicieron unos tientos y tangos enormísimos, sugerentes, emocionantes, sabios. Una maravilla. Luego, por soleares de distintos estilos, entre las que los ecos de Rosalía de Triana y de Fernanda de Utrera, entre otros, nos hicieron vibrar. Después, por bulerías, acompañada a las palmas por Triana y Mari Ángeles. Otro monumento. Sobre todo cuando se metió en canciones por bulerías a la manera excepcional de Utrera. Entonces, nuestro amigo y socio Manuel Requelo, artista por los cuatro costados, no pudo aguantar más: se subió al escenario y se metió unas pataítas que vaya tela. Levantaron al público. La televisión de Utrera fue testigo de esto.

Desde luego, otra experiencia inolvidable. Y otra vez la gente salía alucinada: por el arte y por el testimonio. La verdad es que el formato de estas actividades es excepcional, porque primero conocemos mejor a la intérprete, lo que permite que la actuación sea excepcional: la artista ya nos ha abierto a su mundo, ya está inspirada, ya quiere comunicar. Y el público entiende mejor lo que nos dice, está especialmente receptivo. Emoción y vida.

De nuevo, como había ocurrido con Esperanza Fernández y Pepa Vargas, gente interesada, al terminar, en pertenecer a la Peña, en venir a más actividades, en mantener tertulias, en aprender y disfrutar con el flamenco.
Al terminar, como solemos hacer, los socios/as e invitados de estos, así como los artistas, nos trasladamos al local de la Peña. Y vaya tela. 

La gente de Utrera puso el listón altísimo. Vaya potaje que nos regalaron (¡gracias especiales a Ángeles Rodríguez Sánchez que fue la cabeza visible de este Potaje Master Chef nocturno!), vaya papas aliñás, vaya empanada, vaya aceitunas aliñás… ¡vaya de todo!. Gracias una vez más a todos los socios y socias que pusieron su granito de arena al compartir desinteresadamente su arte culinario.  
El patio se puso a rebosar. Charlas, risas, proyectos,... Allí estaban, entre otros, los protagonistas principales de la noche, la gente de Utrera; Isa, Mercedes, Ángeles, Triana, Consuelo, Salvador, Tomás, Juan, Manuel Requelo,… (no nombro a todos, que voy corriendo); los artistas que nos acababan de deleitar y enseñar, más gente de Utrera como una tía y un tío de Triana –Gaspar de Perrate-, y algunos más… . El sector de Alcalá, con Paco Rey, José Manuel Mibri y Manolo García al frente; Elodia Hernández, la Vicerrectora de Cultura y Compromiso Social, socia igualmente; un profesor de Sociología de la Universidad de Bruselas, profesores de la UPO, investigadoras del Instituto de la Grasa, aficionados de Sevilla… y decir que echamos de menos la amena charla de Juan Manuel Suárez Japón, exrector de la UNIA e incansable difusor del arte flamenco (su última publicación es Sinelo Calorró: Conversaciones con Manuel Morao), que tuvo que ausentarse después de la actuación.








Después de comer, la fiesta. Antonio Moya y nuestro amigo Kaveh desenfundaron sus guitarras (¡vaya guitarras!), Manuel Requelo se puso a cantar, empezó el baile, se lanzó el tío de Triana, Gaspar, que soltando su bastón se marcó un baile y cante por bulerías que vaya tela,… El remate lo puso la propia Mari Peña, que si estuvo genial en la actuación, ahora estaba pletórica. Y repito: vaya par de guitarras. Ole y ole.
El de Bilbao me decía una cosa muy interesante: “me encanta el flamenco, he recorrido muchas peñas y me he sentido como rechazado, pero aquí me siento acogido y como en casa”. Se ha hecho socio, claro.
Y una autocrítica, aunque pequeña: yo sé que, desde que empezó en cante y el baile en el patio, el nivel fue altísimo. Tanto, que espontáneamente la mayoría de la gente aplaudió desde que Requelo con los dos guitarristas y Ángeles al baile empezaron a derrochar arte a raudales. A mí me corta eso, porque me recuerda más a los espectáculos que a lo espontáneo. Es verdad que el nivelazo era como para aplaudir hasta reventar, pero eso, creo, puede atenazar a quien quiera darse una pataíta o hacer un cantecito sin tener tantos recursos artísticos. Creo, vaya. De todas formas se lo comenté a otro amigo, un médico utrerano y flamenco (porque además fue bien flamenca su contestación), y me contestó: “Si quieren aplaudir que aplaudan, que lo primero es la libertad”. Ole.
En definitiva: otra cosa maravillosa. Desde luego, no hay más remedio que reconocerlo: ¡viva y viva Utrera!
Y la próxima, el 17 de diciembre, para culminar el ciclo dentro de la variedad que mencionaba al principio: Angelita Montoya y Alba Molina.

Muchas gracias a todos los asistentes (y a los socios/as que por diversos motivos no pudieron asistir), porque están haciendo posible el milagro de esta Peña.



Fernando C. Ruiz Morales                
Presidente de la Asociación Cultural Flamenca de la UPO

José Manuel Mibri                      
Secretario                             

sábado, 14 de noviembre de 2015

Flamenco en el barrio San Miguel-El Castillo: "Que hablen los muros"


Estupenda iniciativa flamenca la de organizar un evento por las calles del barrio del Castillo combinando flamenco, pintura y poesía. Un entorno precioso de calles blancas y aroma de barrio de los que ya no quedan, donde resaltan con más fuerza si cabe estas tres artes.
Los artistas flamencos: Ana La Yiya, Rosario La Tremendita,Tomás Perrate, David Hornillo y Javier el Mauro, con las guitarras de Pedro Barragán y Amador Gabarri.
El pintor: Patricio Hidalgo
Los poetas: José Mª Gómez Valero y David Eloy Rodríguez

Actuación de Rosario La Tremendita con David Hornillo y Ana La Yiya a las palmas


Los poetas; José Mª Gómez Valero y David Eloy Rodríguez

Tomás de Perrate con Amador Gabarri

El arte espontáneo, Antonio Morales


Javier El Mauro y David Hornillo con Pedro Barragán

El pintor Patricio Hidalgo improvisando por soleares


Con David Hornillo, Rosario La Tremendita y Patricio Hidalgo
Enhorabuena a los artistas por brindarnos estos ratitos de arte, a los organizadores por un proyecto tan original  al que ha acompañado un día espectacular y al Ayuntamiento de Alcalá por apoyar estas iniciativas.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Peña de la Universidad Pablo de Olavide; Esperanza Fernández


Se inició el ciclo cultural “Las mujeres como transmisoras del flamenco” con la primera de sus tres actividades: nada menos que Esperanza Fernández con Pepa Vargas, su madre. Fueron entrevistadas en la primera parte por el antropólogo Rafael Cáceres, y en la segunda parte, la actuación, tocó la guitarra Miguel Ángel Cortés.
Por si alguien no lo sabe, debo decir que Esperanza Fernández es una cantaora cuyo enorme y merecido prestigio traspasa ampliamente nuestras fronteras. Es una de las cantaoras más importantes de la actualidad, cuyo caché ni de lejos podría alcanzar actualmente la Peña. Y Miguel Ángel Cortés está considerado uno de los principales guitarristas de la actualidad, siendo para muchos el mejor hoy en día al acompañamiento. ¿Por qué estuvieron entonces ayer con nosotros? Porque son flamencos. Porque tienen un corazón como la copa de un pino. Porque tienen una conciencia muy clara sobre la importancia del flamenco como manifestación cultural mayúscula que hay que promover. Ni más ni menos. Ya todo esto nos indica la importancia del evento al que asistimos. Pero hay más…
Para empezar, inauguró el ciclo  la Vicerrectora de la Universidad Pablo de Olavide, Elodia Hernández, con hermosas palabras en las que mostró su apoyo a la Peña. Un apoyo real que permite la existencia de la Peña: apoyo en infraestructuras y servicios de todo tipo, además de económico. Habló después un servidor, simplemente presentando el ciclo en general y lo que venía a continuación.

La primera parte de la actividad, la entrevista, fue conducida como dije por Rafael Cáceres, uno de los más importantes estudiosos del flamenco como científico social, profesor de la UPO, y socio de la Peña. En el escenario, con él, Esperanza Fernández y su madre, Pepa Vargas. Los 40 minutos de la entrevista se nos hicieron cortísimos a todos los presentes, que escuchamos encandilados, en un silencio atentísimo, solo roto por algún niño pequeño presente entre el público (¡pero tiene que haber niños!). 


Nos hablaron, madre e hija, sobre su infancia, su aprendizaje del flamenco, la realidad de la mujer en el mundo flamenco, las influencias perdurables que recibieron,… Absolutamente revelador, tuvimos un testimonio vivo de la historia del flamenco desde hace más de 60 años. Un testimonio vivo y además enormemente ameno, claro, humanísimo. Un baño de cultura como la copa de un pino, en un ambiente relajado y a la vez denso en contenidos y con una prodigiosa amenidad. Si Pepa me sorprendió por sus explicaciones desde la infancia lebrijana sumergida en el centro del mundo flamenco, Esperanza lo hizo por su rotunda claridad y su saber. Ambas, por su transparencia, sus opiniones fundamentadas, su sinceridad. Es que son artistas hasta hablando, y nos permitieron aprender más sobre el flamenco y sobre la vida, papeles, transmisión, profesionalización y más temas en relación con las mujeres en el flamenco. Pero más: el gran cantaor Curro Fernández, marido de Pepa, padre de Esperanza, estaba allí, e hizo algunas intervenciones igualmente de enorme interés. El turno de preguntas del público fue muy breve, por no pasarnos del tiempo, pero había para muchísimo.
 

En la segunda parte, tanto Esperanza como Miguel Ángel nos demostraron por qué son quienes son en el flamenco actual. Empezaron con unas cantiñas del Pinini, a las que siguieron unas seguiriyas (porque las mujeres también pueden doler por seguiriyas, aunque algunos antiguos opinaran, hace años, lo contrario), y tangos de Pastora Pavón y de la Repompa de Málaga. Entre otras cosas, hay dos que quiero destacar: una, la enorme y deslumbrante riqueza de matices de la voz de Esperanza, que sinceramente me conmovió, sobre todo en las seguiriyas y en algunos tercios de los tangos. Otra, la maestría absoluta de Miguel Ángel Cortés. 


Tras esto, subió al escenario, a invitación de la propia Esperanza, Pepa Vargas, para hacer, entre ambas, unas bulerías. Ahí reventaron el salón de actos del CABD, donde se celebró el evento.

De forma especial, la voz rota, antigua, gitanísima, de Pepa, que se trasladó a su Lebrija natal, y nos evocó a la Perrata entre otros, nos dejó a todos alucinados. Impresionante, simplemente impresionante la interpretación que hicieron. 
Cerró Esperanza por bulerías, poniendo así la guinda a una actuación que recordaremos siempre. Tengo que decir algo más de la actuación: olvidé decir a Esperanza, antes de empezar, que si podía relacionar los cantes con la temática tratada en la entrevista. Sé que era una difícil propuesta, pero quería intentarlo. El caso es que, con los trajines del principio, se me olvidó proponérselo. Pues bueno: Esperanza relacionó los cantes que hizo con los contenidos de la entrevista, y en buena medida hizo además un homenaje a las mujeres cantaoras. Su enorme sensibilidad, su enorme inteligencia, su enorme capacidad, están más allá. Ole y ole. Disfrutar y aprender, es lo que nos permitieron a los privilegiados que asistimos al acto, pero además con una intensidad y niveles fuera de lo común.
El público salió, como no podía ser menos, encantado de la experiencia vivida, que está más allá de una entrevista y más allá de una actuación. Salió con ganas de más. Varias personas se me acercaron con interés en hacerse socios de la Peña, e incluso algunos (a quienes desde aquí doy la más calurosa bienvenida), directamente, se apuntaron a la salida.
Después teníamos la reunión de los socios en el local donde tenemos la Peña. Y temía que los artistas quisieran irse directamente a su casa, pero otra vez se impuso su flamencura.






Estuvieron con nosotros hasta casi que nos fuimos todos, dos horas después de terminada la actuación. Alguna gente trajo algo para picar (¡muchas gracias!), y estuvimos departiendo durante un buen rato. En una tarde-noche de fuertes impresiones, me emocionaron la bondad y la calidez, y la increíble humildad, de esta maravillosa familia gitana. ¡Qué delicia hablar con Curro, con Esperanza, con Pepa! Con ellos pudimos hablar con toda la naturalidad, como si nos conociéramos de siempre. Igual que con Miguel Ángel, que le ha tocado a todos los grandes de los últimos años, desde Enrique Morente hasta Esperanza, pasando por Chano Lobato o Miguel Poveda, entre otros muchos. Qué cosa más flamenca. Aunque no hubo quien se animara a cantar (y creo que si alguien se hubiera lanzado, ellos habrían seguido). En todo caso, una noche mágica.

AGRADECIMIENTOS:

Quiero agradecer su presencia a todos los socios que fueron, pues además en la reunión pudimos hablar, discutir, reírnos, en un ambiente, como siempre, distendido y maravilloso que solo es posible por ellos. Y claro: salen cosas. Hay una interesante propuesta de Rosalía Martínez, anterior Vicerrectora, socia de la Peña, que ya hablaremos, pero que me parece de enorme interés. Y bueno, las cosas de los antropólogos: Pepa Vargas dijo, con razón, que su vida es “como para escribir un libro”. Entonces se lo dije: ¿y por qué no? Pues aceptó, así que se intentará. Otra generosidad más. Y aunque resulte pesado: ¡qué enorme honor y qué privilegio!
En los agradecimientos, quisiera destacar la labor realizada por nuestro tesorero Paco Rey, por nuestro secretario José Manuel Mibri, por el propio Rafa Cáceres, sin quienes no hubiera sido posible esto. También agradecer su disposición a Isabel, de la Unidad de Cultura, y por su puesto a Daidee, responsable, entre otras cosas, de los preciosos carteles del acto. Y a Ángeles por sus sugerencias para la próxima actividad, que ya indicaremos; a Manolo García, proponiendo ya cosas para el año que viene; a Isa, a Tomás, a Salvador, Juan, Kaveh, Consuelo, Kurro,… Y a Marta, amabilísima, de la gestora de Esperanza. En fin, gracias a todos. ¡Ah, y a la conserje del CABD! Casi rompo la puerta del edificio al intentar abrirla cuando estábamos fuera, pero supo controlarse y mostrarse amable en vez de decirme de todo menos bonito, que era lo que pegaba, jejeje.
El salón, por cierto, estuvo lleno. Y eso que la UPO está tan lejos de todo. Aunque no debemos mirar cantidades sino calidades, esta vez hubo de las dos cosas. ¡Esto marcha!

Por supuesto, ¡viva Lebrija y Triana! Y atención, que el próximo evento es con Mari Peña, ¡viva Utrera!

Fernando C. Ruiz Morales    
Presidente de la Asociación Cultural Flamenca
de la Universidad Pablo de Olavide