domingo, 27 de noviembre de 2011

XIX Concurso de Cante Flamenco Soleá de Alcalá

Resultados del XIX Concurso de Cante Flamenco Soleá de Alcalá celebrado el sábado día 26 de Noviembre de 2011 a las 22:30 horas en la sede social de la Peña Flamenca “Soleá de Alcalá”, en Alcalá de Guadaira (Sevilla)


Grupo 1º - Premio Soleá de Alcalá:
1.500 €, Placa, y contrato para dos recitales de la Federación de Entidades Flamencas de Sevilla.
Juan Castulo de Mairena del Alcor (Sevilla) GANADOR
Antonio Colchón de El Viso del Alcor (Sevilla) FINALISTA




 Juan Castulo

Antonio Colchón

Grupo 2º - Premio Excmo. Ayuntamiento:
1.200 €, Placa y contrato valorado en 400 € para recital en la Peña “Soleá de Alcalá”.
Pepe Alconchel de Jerez de la Frontera (Cádiz) GANADOR
Juanito de la Serena de Villanueva de la Serena (Badajoz) FINALISTA
Pepe Alconchel

Juanito de la Serena


Grupo 3º - Premio Peña Flamenca:
800 €, Placa y contrato valorado en 300 € para recital en la Peña “Soleá de Alcalá”.
Bonela Hijo de Málaga GANADOR
Manuel Aguilera de La Puebla del Río (Sevilla) FINALISTA
 Bonela hijo
Manuel Aguilera


Guitarras de la noche flamenca
 Ismael Aguilera

Niño Elías, magistral como siempre, toque de sabrosa esencia.

Juan Manuel Flores, fenómeno flamenco con quien palpita la seguiriya y rutila la bulería.

COMENTARIO
Una edición de altura que ha contado con la participación de 30 artistas. Aunque sea inherente a los concursos de cante, es obligado decir que muy buenos cantaores y cantaoras se han quedado en el camino. Los artistas hiceron el cante obligado según el grupo de cantes por el que competían y un segundo cante de su elección, es decir que el cante obligado puntuaba y el otro les sirve de introducción en el escenario o de remate de su actuación dependiendo del orden en que los ejecuten.
Abrió el concurso Manuel Aguilera de Puebla del Río con unas impresionantes soleares de Alcalá y una malagueña como cante obligado. Borrachera de arte expresivo. Siente y transmite.
Continuó Pepe Alconchel de Jerez de la Frontera que cantó una malagueña y una espectacular seguiriya. En ocasiones se sacaba un resuello de voz adicional en mitad del cante, en una subida inesperada que ponía los pelos de punta.
Juan Castulo de Mairena del Alcor, seguiriya y soleá. Ecos dolientes y sabor añejo.
Bonela hijo de Málaga, alegrías y bulerías. Domínio de compás, hace que el cante parezca fácil. Se sitúa mejor en los tonos altos.
Creo que a mi amigo el pacense Juanito de la Serena le pesó el evento. Mucho corazón en la seguiriya y los fandangos de Toronjo que interpretó, pero  descuidó la técnica debido a los nervios. Cuando se encuentra a gusto, es una voz digna de escuchar.
Antonio Colchón del Viso del Alcor con la soleá de Alcalá que era de obligado cumplimiento en su grupo y unos tientos-tangos. Muy bien en la soleá pero a algunos no les gustó la licencia que se tomó en uno de los tercios con una letra que decía:
Tengo la satisfacción,
que de herencia de mi pare,
llevo el nombre de Colchón.
* Gracias Manuel por recordarme en tu comentario la letra exacta
Me consta que Antonio pone su corazón en el cante pero la verdad es que la letra puede parecer poco flamenca para una soleá de concurso. Estuvo muy bien de todas formas. Portador del soniquete de antaño para deleite de un público que vibró con él.


 Manuel Moreno "El More", Secretario de la Peña Flamenca a cuestas con el concurso otro año más.


Fue muy discutido el veredicto del jurado en la concesión del premio del primero y tercer grupo, y si no... vean las caras



5 comentarios:

  1. Comparto tus comentarios. El veredicto fue discutido en cuanto al primer premio, porque se cometió una gran injusticia con el cantaor Antonio Colchón. El de El Viso estuvo pletórico, cantó para reventar, muy medido y con pellizco. Para el público, que vibró con él, fue el vencedor moral de la noche. De hecho, fue el más vitoreado y el único que puso al respetable de pie. Juan Castulo estuvo bien, porque sabe cantar y domina la técnica, pero no fue su mejor noche. Si lo que tú comentas -de que algunos no gustó la licencia que se tomó Colchón de meter una letra nueva- pesó en el veredicto final,entonces habría que preguntarse en qué manos se está dejando el flamenco. Flaco favor se le hace al flamenco con gente tan talibana, inmovilista y cerrada, que no acepta la renovación de letras oxidadas. Así nos va.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego se cometió una injusticia muy grande no dando el primer premio a Antonio Colchón porque, si como dijeron, tenían la misma puntuación ambos cantaores, el premio debería de haber sido compartido. ¿Qué criterio tomó ese jurado para decidir no darle el primer premio? ¿Que no gustó una letra? ¿O tal vez sea porque en el jurado había "favoritismo"? Castulo es un buen cantaor capaz de obtener ese premio pero, si somos realistas, esa noche el merecedor del premio era Colchón. Y si lo que ha hecho que no le den el premio ha sido una letra, deberíamos preguntarnos qué clase de personas están eligiendo para ser jurado de un concurso con prestigio...En muchos de ellos se puntúa más a aquellos cantaores que incorporen letras nuevas al flamenco, ¿en este que es al contrario? Y si es porque en la letra nombra su apodo, Colchón, no creo que tampoco sea motivo de descalificación, porque lo único que muestra es que este cantaor está orgulloso de ser quién es y no lo oculta a nadie. Lo mismo que debería hacer mucha gente.

    ResponderEliminar
  3. En términos generales, vaya mi felicitación de antemano para los organizadores del concurso.
    Bajo mi humilde análisis, quizás haya sido justo el veredicto del segundo y tercer grupo.
    Pero, sinceramente, la falta de una justificación sólida, pormenorizada y pública de los veredictos, quizás sea un tema pendiente.
    Acaso la cara del gran cantaor Juan Castulo era una dudosa mota de alegría. Sabedor, por propia experiencia, de que la ejecución de altos y bajos en algunos de sus tercios, habían llamado al recurso nasal, provocando un grave y sutil desentono -no perceptible por el jurado-.
    Castulo es un buen cantaor pero supo que no había estado a la altura de su competidor.
    Mi más sincera enhorabuena a Antonio "Colchón". Viva su temple y sabiduría por soleá. A veces, te dan y, otras veces, te quitan los concursos. Lo lamento Antonio, injustamente, te ha tocado.

    ResponderEliminar
  4. Hola, soy aficionado al flamenco desde que tengo uso de razón y nunca jamás he presenciado una injusticia tan grande y un veredicto tan descarado como el que dio el Jurado en el primer premio de este concurso, el de la Soleá de Alcalá.
    El cantaor visueño dio toda una lección de como hay que cantar por soleá, con un perfecto acoplamiento con la maravillosa guitarra de Juan Manuel Flores; derrochó arte, compás, pureza y sabiduría de los cantes de la tierra, lo que encendió al público asistente, que terminó de pie, aplaudiendo y vitoreando la gran actuación de Antonio Colchón.
    Pues bien, parece ser que todo esto no fue suficiente para un jurado (a mi manera de ver) incompetente e impresentable, que decidió darle el premio al cantaor mairenero Juan Castulo. Un poco sospechoso, teniendo en cuenta que en el jurado había dos miembros de Mairena....
    Yo no comprendo, y supongo que la gran mayoría del público asistente tampoco, en que se basó el Jurado para conceder el premio. Según se comenta aquí fue la letra, que dice exactamente:
    Tengo la satisfacción,
    que de herencia de mi pare,
    llevo el nombre de Colchón.
    ¿A quién ofende esta letra? ¿Por qué no se pueden renovar las letras del flamenco, siempre que no se altere la música, porque al fin y al cabo el flamenco no deja de ser una música? ¿Cuáles son exactamente las "letras flamencas" que se deben cantar en un concurso? ¿Aquellas que ya no tienen sentido en los tiempos de hoy? Por ejemplo:
    Si lo haces por dinero,
    por dinero no lo hagas,
    llevame a la herrería
    y échame un hierro a la cara.

    Por otra parte, ¿en qué artículo de las bases del concurso se prohibe cantar algún tipo de letra? Me gustaría que alguien me diera una respuesta convincente.
    De cualquier forma, yo considero que se está haciendo mucho daño al flamenco con estas decisiones tan injustas y tan desafortunadas de unos señores que, si tuvieran dos dedos de frente, no deberían sentarse más en una mesa para juzgar a nadie.
    Ya está bien. Los verdaderos aficionados al flamenco tenemos que denunciar estos atropellos que se cometen con cantaores como Colchon, que lleva toda una vida luchando por tener el sitio que por méritos propios le corresponde dentro del mundo del flamenco, y que el único pecado que parece haber cometido es cantar una letra que, según el Jurado, no se ajusta al "flamenco".
    Por último, yo pediría a la Federación Provincial de Peñas Flamencas que tomaran cartas en el asunto para que estos hechos no se vuelvan a repetir.

    ResponderEliminar
  5. Debo aclarar que realmente no puedo calibrar lo que pesó en el jurado el tema de la letra de Antonio Colchón. Sólo fue un comentario escuchado a algún aficionado antes del veredicto, por eso me ha parecido digno de comentar. Efectivamente hay letras en el flamenco que son de uso común y tienen poca enjundia, sobretodo trasladadas a hoy en día, y me parece perfecto que se canten nuevas letras, aunque para que éstas lleguen a cuajar deben cumplir muchos requisitos; que transmitan, que sean de antaño y nuevas a la vez, que emocionen, que resuman una historia o un sentimiento en unos pocos tercios, que sean bellas al ser cantadas... como sólo pueden serlo en el flamenco.
    Para Manuel:
    La letra de la soleá que dice:
    Por dinero no lo hagas
    llévame a las herrerías
    y échame un yerro a la cara
    que cantaba Manolito el de María por el 3ª estilo de soleares de Joaquín el de la Paula, hace alusión a que una de las mujeres de la familia de los Gordo de Alcalá al parecer se tuvo que dedicar a la prostitución.
    Esta letra puede parecer extraña si se ubica fuera de contexto, pero en Alcalá era dura y sangrante, y tenía mucho significado cuando la cantaba Manolito María.

    ResponderEliminar